Los Lunker Programs

En 1986, se inició en Texas, bajo el patrocinio de Lone Star Brewing Company, Jungle Labs  y Cajun Boats, el entonces llamado Operation Share cuyo objetivo era promover entre los pescadores la pesca y suelta de grandes ejemplares de bass y seleccionar para su utilización como reproductores peces realmente grandes y genéticamente muy puros. El primer pez que entró en el programa fue un enorme bocazas de casi 8  kilos capturado en Lake Fork. En 1993 el programa cambió de nombre al fusionarse con la Parks and Wildlife Foundation of Texas. Durante 3 años se llamó Share a Lunker, hasta que Anheuser Busch pasó a ser el patrocinador oficial, adoptando entonces el nombre con el que se le conoce hoy en día: Budweiser ShareLunker Program. Actualmente, este programa opera con peces de más de 6 kilos que son donados al Texas Parks and Wildlife Department (TPWD) por los pescadores que los capturan para que sean utilizados como reproductores en las piscifactorías de Texas y mejorar así la pureza y calidad genética de los peces que anualmente se repueblan a lo largo y ancho de todo el estado. En estos años, más de 390 peces (32 en 2006) por encima del peso mínimo han sido donados al TPWD que ofrece el servicio de recogida de los peces de forma gratuita. El pescador solo tiene que mantener el pez vivo, llamar al TPWD y esperar a que llegue la cisterna para recoger el pez que será cuidadosamente transportado a la piscifactoría correspondiente, utilizado como reproductor y devuelto, sano y salvo, a su lago de origen.

Un programa muy parecido se empezó a desarrollar en California entre los años 1993 y 1994 cuando el Trophy Black Bass Program fue adoptado por la Fish and Game Comission con el objetivo de mejorar el tamaño y la calidad de los peces que los pescadores de California podían pescar. Los peces californianos que califican para entrar en el programa deben superar los 5 kilos de peso, sin embargo, el tamaño de los peces donados es superior al de Texas a pesar de que el bass no es un pez nativo de California. Es más, en la lista de los 25 peces más grandes capturados en Estados Unidos en los últimos años –aunque los primeros bass fueron introducidos en California en 1891, en Lake Cuyamaca, en San Diego-  21 han sido capturados en aguas californianas, con varios peces que superan los 9 kilos. Esto demuestra que la buena gestión en la política de repoblación de aguas y la regulación de la pesca en éstas ha sido excelente desde la ya lejana fecha de 1891.

Estas iniciativas muestran que tanto en un escenario como Texas, donde el bass es un pez nativo, como California, donde fue introducido, una buena gestión y promoción de la conservación de los recursos piscícolas, como el bass en este caso, ofrece garantías de éxito, sobre todo cuando se implica al pescador y se hace sentir a éste colaborador activo de estos programas e iniciativas. 

 

Medidas en torneos profesionales

El interés de los pescadores americanos, profesionales o no, por el bass –tanto su pesca como su salud y mejor conservación- es tal, que en los recientes años, y tras observar que en los torneos profesionales la gran cantidad de peces que se desplazaba de su entorno habitual para su pesado y posterior suelta era muy grande, se empezaron a estudiar las consecuencias de esta práctica para los peces. Así, se observó que la mayoría de estos peces se desorientaban muchísimo tras permanecer en el vivero de la barca y ser transportados luego en bolsas con agua hasta el área de pesado. Consecuentemente, cuando se les soltaba justo delante del embarcadero cercano a la zona de pesado, la mayoría de peces no era capaz de volver a sus apostaderos habituales, de forma que sencillamente se quedaban en la zona donde habían sido puestos en libertad intentando “rehacer sus vidas”. Esto resultaba en una gran acumulación de peces en estas áreas que además eran fácilmente capturados y depredados por pescadores amateurs que pescaban en estas zonas.

Por esta razón, y para una mejor reinserción de los peces en sus aguas de origen y para ayudarles a encontrar el territorio en el que tenían establecido su hábitat, se ha empezado a practicar métodos alternativos a la suelta masiva. Por ejemplo, en el Bassmarter Classic, un grupo de profesionales mantiene los peces en agua muy oxigenada en una gran pecera bajo el escenario donde se pesan los peces y posteriormente, cuando el “weight-in” ha terminado, traslada los peces, con la ayuda de un GP, hasta los lugares exactos donde fueron capturados. Esta iniciativa, que sin duda tiene sus dificultades, beneficia mucho a los peces capturados y en general a las poblaciones de bass donde tienen lugar una y otra vez los torneos oficiales del circuito profesional. Quizás en España, a pesar de que el número de torneos no es comparable al que existe en los Estados Unidos, podríamos comenzar a estudiar situaciones como esta para garantizar la supervivencia de los peces y su mejor readaptación al medio acuático, sobre todo en grandes embalses como por ejemplo Mequinenza, que albergan poblaciones de bass considerables en zonas realmente muy distantes unas de otras. Es muy poco probable que un pez que se devuelve al agua a 5Km de donde fue capturado vuelva a su territorio. Este pez queda perdido en la inmensidad y tiene que rehacer su vida desde cero. Es un reto estresante para el pez que podemos compararlo con perder todo cuanto tenemos, ser transportados a otro país y abandonados a nuestra suerte…

 

Operación record del mundo

La operación record del mundo, es un intento de conseguir un nuevo récord del mundo de bass a través de un programa de reproducción selectiva que utiliza genes puros del bass de Florida. Actualmente el programa está en su segundo año y los resultados son esperanzadores. En 3 de los cuatro lagos en Texas donde se repoblaron alevines de bass con esté especial pedigrí, su crecimiento ha sido espectacular comparado con el de los peces salvajes de estos mismos lagos, doblándoles prácticamente en peso. Sin embargo, como apuntaba Tom Bistes, uno de los biólogos del programa, “hay que considerar que los ejemplares repoblados se criaron en una piscifactoría”, de forma que su tamaño era mayor que el de los salvajes de la misma edad y por lo tanto, no significa que cuando se reproduzcan de forma natural, sus descendientes vayan a tener un crecimiento tan rápido. A pesar de esto, los biólogos del programa están esperanzados de que sus esfuerzos se verán recompensados y en el año 2009 habrá más de 20.000 peces en algunos lagos tejanos capaces de alcanzar tamaños insospechados… Y es que un año después de su suelta, la talla media de estos “superbass” era de 18cm y 75,6 gramos, y en 3 años más estos peces podrán superar ya fácilmente los 60cm y superar los 4 kilos de peso. Entretanto, en lagos como Lake Raven se practica rigurosamente el captura y suelta, como parte de las medidas establecidas para batir el récord.

-PUBLICADO EN TROFEO PESCA-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: