Estreno en el intensivo del Brugent

Como os prometí, aquí va una pequeña crónica de nuestra salida al Brugent. Lo cierto, como ya adelanté, es que los compañeros de ConMosca nos informaron bien de cómo acceder a la parte baja del intensivo y enseguida pudimos poner los waders en remojo. En realidad, incluso antes de meternos en el agua, ya habíamos divisado un par de truchas. Sin embargo, este primer tramo (unos 15 metros) discurre aguas abajo de la salida de una cloaca que, sinceramente, merece la pena saltar para pescar aguas arriba donde el río está muy limpio.

Enseguida localizamos más truchas en las rápidas corrientes de este primer tramo. Y minutos más tarde llegamos a una pequeña poza donde 10 o 12 peces se estaban dando un buen festín en superficie. Emergente de CDC que vuela y a los pocos tiros la primera en el salabre. Le siguió otra rápidamente y con mi tandem de trico de pelo de ciervo y ninfilla de cabeza dorada enseguida sucumbió una tercera.

Más arriba la cosa era más interesante. Las truchas estaban más repartidas y había que buscarlas en apostaderos más complicados de alcanzar. Yo seguí con mi tandem y después de espantar un par de truchas apostadas sobre un puentecillo de hormigón, localicé una que se cebaba en supervicie. Estudio el lance para no enganchar con las ramas de los árboles y poso el tandem 50cm por encima de la trucha…  y qué gozada ver como se levanta y toma sin recelo mi imitación! Esta trucha sin embargo era bastate lista y se metió rápidamente debajo de un tronco que cruzaba el río de forma que mi ninfilla se enganchó y la trucha se las arreglo para zafarse de mi anzuelo sin muerte del trico…

Más arriba una poza bastante profunda y enseguida veo que hay bagras por todas partes… pero espera, también hay truchas! Y no pocas, agudizando la vista y mirando hacia el fondo con más detenimiento, empiezo a ver truchas por doquier. Sin embargo, estos peces no están apostados… no parece que estén en actitud de alimentarse. A los pocos minutos y tras unos lances infructuosos, veo una trucha grandecita situada a la salida de la corriente de mi izquierda bajo unas hierbas que emergen medio en el agua medio en la orilla. -Esta sí que está “puesta”- me digo. Lo difícil aquí es colocarle la mosca sin enganchar las hierbas y espantarla: un reto interesante…

Tengo que confesar que me costó varios lances y dos o tres ninfas distintas conseguir que picara aquella trucha pero valió la pena porque la pelea que me regaló y las acrobacias con que me deleitó fueron ambas dignas de mención.

Y poco más…. los calçots esperaban a las 15:30h en Valls y no había tiempo para más. Tuvimos un par más de picadas y una o dos capturas más de regreso al coche… Una jornada muy corta pero que nos confirmó que el Brugent está bien poblado de truchas y que merece la pena pescarlo.

Ardo en deseos ahora de pescar un día el sin muerte… con truchas fario hermosas como tesoros… todo llegará.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: